Sin duda, la situación por la que estamos pasando a nivel global, con la  crisis sanitaria, económica y social, hoy más que nunca el e-commerce puede convertirse en una herramienta altamente eficaz para reinventarnos y reformular nuestro negocio.

Si eres emprendedor y te interesa este sector, te voy a regalar algunos consejos básicos para que puedas mejorar tus trabajos y la metodología al abordar la fotografía e-commerce relacionada con tu negocio.

Diez aspectos básicos de la fotografía e-commerce

Ya seamos expertos o aficionados, hacer fotografía comercial requiere de ciertas particularidades relativas al foto periodismo o a los retos que deben enfrentarse los directores de producción audiovisual. En este sentido, debemos tener en cuenta los siguientes aspectos.

1. Fondo blanco

Utilizar un fondo blanco puede ser una muy buena opción para empezar. Si queremos fotos profesionales necesitaremos además de una buena cámara, un trípode que nos permita mantenerla fija.

El fondo blanco lo podemos lograr colocando una o varias cartulinas blancas de manera que el producto no forme sombra y, a pesar de que sea recomendable estar en una habitación con suficiente luz natural, optaremos por aumentar la misma con dos o tres focos que lancen luz al objeto en cuestión desde diversos ángulos.

Para facilitarnos el trabajo usaremos una superficie completamente plana.

2. Sin filtros

Al mostrar los productos de manera natural, despertaremos un mayor interés entre los clientes y, al ser más fiel al artículo real, nadie nos acusara de ser una tienda on-line engañosa.

Una vez que nos aseguremos de que nuestro producto está en medio de ese fondo que colocamos para crear un efecto de infinito blanco y que fijemos bien el trípode y el dispositivo con el que realizaremos las fotos, hemos de conseguir que el encuadre proporcione cierta composición a la imagen.

Después, podemos ayudarnos de un flash dirigido al techo de la habitación para que la luz rebote y no dé directamente al objeto. De este modo, conseguiremos una iluminación mucho más agradable.

3. Varias imágenes para nuestra tienda on-line

Siempre es mejor sacar varias tomas desde diferentes posiciones y ángulos: de manera general, de la parte frontal, lateral, posterior, etc. Esta serie hemos de hacerla de manera paralela a una guía de estilo que seguiremos en el sitio web donde pretendemos exhibir nuestro producto.

En este caso, debemos considerar un estilo que proyecte orden, que atrape por la forma en cómo hemos dispuesto la secuencia de las imágenes y considerar si el producto va mejor en formato horizontal o vertical, lo mismo que los detalles que pretendemos mostrar.

Algunas reglas que podemos seguir son las que utiliza la mundialmente conocida plataforma de ventas Amazon, copiadas por otras muchas tiendas on-line. Por ejemplo, que las fotografías tengan fondos blancos, sin bordes, que el producto ocupe el 85 % del espacio de la imagen general, que no tenga texto, logos o marcas de agua y que no se utilice ningún maniquí.

4. Compresores de archivos digitales

Existen varias aplicaciones en la red (como Caesium) para poder comprimir los archivos de imagen. Cuando una foto se comprime, se reducen los tiempos de carga en internet y quien navega por nuestra web puede verlas sin problemas.

No debemos olvidar que los archivos más pesados pueden afectar de manera negativa al SEO (search engine optimization por sus siglas en inglés) de nuestra página. Por lo tanto, este proceso de compresión nos ayuda a mejorar la visibilidad de los sitios web para los motores de búsqueda como Google. En Google PageSpeed podemos comprobar qué imágenes de nuestro sitio, no están comprimidas, y por lo tanto reducen nuestra velociad de carga.

5. Fotos de 360 grados

Con este tipo de imágenes, los interesados pueden visualizar cada foto desde diversos ángulos. A estas instantáneas se les denominan también 3D o VR y existen diversas aplicaciones que pueden ayudarnos a conseguirlas.

6. El contexto, un aspecto fundamental del marketing visual

Siempre es más exitosa una serie de fotos donde, al menos, una de ellas muestra el producto que queremos vender en uso. Por ejemplo, si es un utensilio de cocina, es recomendable incluir una imagen de dicho producto en su ambiente natural, desempeñando su función.

7. Zoom y equilibrio visual

Una fotografía bien enfocada resulta mucha más atractiva. En ocasiones, utilizar demasiado zoom puede desenfocar la imagen. Sin embargo, hemos de tener cuidado, ya que no usarlo puede omitir detalles importantes del producto.

8. Variedad del producto

Es muy importante captar la imagen de nuestro artículo en sus diferentes presentaciones. Este factor le proporcionará al cliente una mejor imagen de nuestro negocio. Es decir, si se trata, por ejemplo, de un objeto que puede estar en tres colores diferentes, lo más adecuado es que realicemos una fotografía de cada presentación.

9. Tamaño real

Te aconsejo mostrar el tamaño real del producto. Es otro rasgo con el cual podemos proyectar confiabilidad y seguridad a nuestros clientes. Esto se relaciona también con ofrecer a los interesados una imagen fiel de lo que estamos ofertando. Si se trata de un artículo que tiene el mismo uso en tamaños diferentes, es aconsejable incluir en nuestra serie fotográfica los diferentes tamaños.

10. Funcionalidad completa del producto

Como ya hemos comentado en puntos anteriores, es preferible mostrar todas las funciones y usos que proporciona nuestro artículo. Puede ser que disponga de varios compartimentos. Por ejemplo, pensemos en un mueble que tiene cajones, que se repliega, etc. Podemos mostrarlo en las diferentes posiciones y aspectos en los que luce: cerrado, abierto, extendido, replegado…

La edición fotográfica

El proceso de edición para la fotografía comercial es un recurso obligado.

Existen diversos programas y aplicaciones con las cuales podemos optimizar el ajuste de blancos, así como definir las sombras. También es posible lograr un encuadre diferente al original que nos permita realzar el producto. Incluso tenemos la posibilidad de emplear lo que se denomina una máscara de enfoque que no altere mucho la imagen del producto.

Por último, si vamos a promover nuestro artículo en redes sociales, es fundamental que aprovechemos todos los efectos y recursos de edición que nos ofrecen. Según las características de cada producto, podemos asignar una serie de ajustes para que todas las fotografías que hagamos incluyan un discurso visual propio que las distinga de las demás.

En conclusión, deseo que con estos consejos tengas la suficiente confianza en querer empezar cuanto antes a crear tu catálogo, muestres correctamente tus productos y te lances a una nueva aventura que seguro te traerá una insustituible experiencia.