Las fotografías nos permiten volver a vivir, cuando las vemos, experiencias agradables para el resto de nuestra vida. Pero para poder disfrutar de este maravilloso privilegio, el fotógrafo ha de trabajar de una forma meticulosa y organizada. Se podrá lograr la satisfacción del cliente, con un trato agradable, cercano y herramientas como el moodbard y un briefing detallado.

Los expertos en fotografía debemos entender que nuestra labor es un arte que requiere de especialización y de contar con la capacidad de sugerir ideas agradables y atractivas a nuestros clientes.

A continuación analizaremos algunos aspectos que debemos considerar para una sesión de fotos espectacular para todos los gustos. Conoceremos las estrategias visuales que podemos implementar para lograr los objetivos solicitados por el cliente. Además, identificaremos una fuente de instrucción valiosa para nuestra profesión.

Planificación adecuada de una sesión fotográfica

Para el éxito de nuestro encuentro necesitamos una reunión con el cliente en la cual destacarán dos importantes herramientas:

1. Moodbard

Así como el restaurante más lujoso de nuestra ciudad cuenta con un menú, los fotógrafos profesionales debemos contar con varias muestras de nuestro trabajo. Generalmente los clientes no conocen mucho sobre fotografía, por lo que les puede resultar complicado expresar con claridad lo que desean lograr.

El objetivo principal de un tablero de inspiración es ayudar a que el cliente visualice sus peticiones e intereses.

El moodbard debe incluir folletos, fotografías, carteles, pósters, incluso capturas de pantalla de sitios de Internet reconocidos en los que hayamos colaborado. No debemos limitarnos a un tablero digital en redes sociales o en nuestra web; tenemos que poner nuestro trabajo en manos del cliente para que lo toque y se visualice en él.

En la exhibición que hagamos al cliente debemos incluir diversos contextos: sesiones familiares; mujeres embarazadas con un bonito vestido de maternidad, papás con su pequeño recién nacido; el empresario que desea proyectar sus servicios con ventajas competitivas, etc.. Nuestro catálogo debe abarcar todos los campos en los que trabajamos.

Al utilizar ayudas visuales aprovecharemos las siguientes ventajas:

– Apelar a las emociones. Un cliente suele efectuar sus compras gracias a las emociones que un producto o servicio le genera. Si conseguimos que el solicitante se enamore de las muestras de nuestro trabajo, es más probable que contrate nuestros servicios.

– Ayudar a que el cliente defina sus expectativas. Tal como un diseñador de ropa no puede conocer a detalle los deseos de sus clientes si no les muestra un catálogo, necesitamos apoyar a nuestro cliente para que visualice los paisajes que desea en sus fotos y luego sí concentrarse en detalles menores.

Al momento de utilizar ayudas visuales tenemos que tomar precauciones en los siguientes dos aspectos:

– Jamás crear falsas expectativas. Este error es usual entre los fotógrafos que por desconocimiento o falta de profesionalidad, descargan sus folletos de Internet. A menos que el cliente desee un foto montaje, será decepcionante para él contemplar un diseño del Himalaya como fondo y saber que no tiene acceso a ese lugar. Tenemos que mostrar muestras realistas, contextos a los cuales tengamos acceso. Un cliente desilusionado, jamás volverá a solicitar nuestro trabajo.

– Respetar la decisión del cliente. Los fotógrafos tenemos conocimientos de de estética, posturas, lenguaje no verbal, arte visual y tonalidades de luz. Y aunque podemos sugerir diseños, al final será el cliente el que determine las condiciones de nuestro trabajo.

El último punto que analizamos nos lleva a la segunda herramienta que nos ayudará a plasmar los deseos del cliente.

2. Briefing

Una vez que la persona para la que trabajamos ha tenido la oportunidad de visualizar el tablero de presentación, sus instrucciones específicas serán vitales para crear el diseño que se adapte a sus intereses. Las características que deben cumplir son las siguientes:

– Ser específico en los objetivos y en las peticiones. En este aspecto conviene partir de lo general a lo particular, así podremos determinar los intereses primordiales del cliente y tomarlos en cuenta. Debemos asegurarnos de que los requerimientos que hemos propuesto nosotros, cumplen también con los deseos del solicitante.

Los objetivos juegan un papel importante en los requisitos solicitados por el cliente. Mientras un empresario puede solicitar una sesión de fotografías para su campaña de publicidad y atraer clientes, un inversor puede hacerlo para mostrar los resultados de las decisiones que ha tomado en el campo financiero, o una mamá reciente, quiere mostrar a sus amigos y familiares cómo va creciendo su bebé. Las instrucciones del cliente deben responder esta pregunta:

¿Qué emociones desean generarse en la audiencia que vea las fotos finales?

 Emplear un lenguaje comprensible. Los fotógrafos usamos tecnicismos universales, pero si esperamos que el cliente entienda algunos términos de nuestra profesión, podemos provocar en un ligero problema de comunicación. Es oportuno que al redactar la propuesta verifiquemos que la persona entiende lo que le exponemos y estemos de acuerdo en los detalles.

– Considerar las restricciones. Aunque el cliente puede determinar lo que desea plasmar en sus fotografías, debemos ayudarlo a entender que en algunos casos pueden existir límites legales a sus peticiones. Puede ser que sea necesaria una autorización para tomar fotografías en recintos especiales o cuando se trata de usar niños en ciertas promociones.

Una vez que hemos analizado los puntos que entran en juego en un briefing, os quiero dar una recomendación adicional a tener en cuenta:

¿Qué importa más cuando realizamos las fotos?
¿El ambiente o el modelo?

Puede que te inclines a dar prioridad a alguna de ellas, pero debemos otorgar importancia a ambas. Debemos cuidar los contrastes del ambiente, la localización, la iluminación, la hora adecuada de la tarde para plasmar una fotografía impecable, el maquillaje de la modelo, la vestimenta y los accesorios que llevará, cada detalle cuenta.

Ahora que conoces las principales herramientas que te pueden ayudar en el planteamiento de una completa sesión de fotos, debes entender que es importante también seguir las tendencias en el mundo del marketing, la publicidad y la moda.

La calidad de una fotografía no depende totalmente de la resolución de la cámara, sino del profesional que la maneja.

Podemos crear alianzas compartiendo juntos experiencias y conocimientos a través de una mentoría dirigida a profesionales interesados en perfeccionar sus habilidades en el maravilloso arte de la fotografía.

Contacta conmigo si necesitas más información.