Podría decirse que la luz es para la fotografía lo que sería el oxígeno para las personas. Sin ella no hay foto, y es clave para realizar una buena captura de imagen, saber ver la luz.

Un fotógrafo puede llegar a definir su estilo en función de cómo utiliza la luz en sus trabajos.
Cuando vayas por la ciudad o estés rodeado de naturaleza, fíjate en cómo se iluminan los edificios, los parques, los bosques, los rostros… Es la mejor manera para entender la luz.

En este post te quiero ofrecer algunos consejos que puedes seguir para conseguir la mejor luz en cada una de tus fotos. Entendiendo sus tonalidades, contrastes y sombras, vamos a descubrir todo lo que la luz significa para las imágenes.


Puedes utilizar la luz natural, que está presente en el ambiente en el que te encuentres, como la del sol, la de la luna…o luz artificial que puede provenir de un foco, el flash, etc.
Saber identificar cómo es la luz de la que dispones, va a ser una gran ventaja para conocer la manera de actuar con tu cámara en las manos.
.

Iluminación en interiores

Te recomiendo que hagas lo posible para lograr que entre la mayor cantidad de luz natural, en el espacio en el que te encuentres.

Y aunque el flash es un gran aliado, en interiores puede eliminar tonos de la imagen.
En caso de que decidas utilizarlo recuerda compensar su fría luz con un balance de blancos en tu cámara.
.

Iluminación en exteriores

Aunque parezca extraño, la luz del mediodía no siempre es la mejor, ya que es dura y perpendicular, por lo que genera demasiados contrastes.

Las denominadas “horas azules”, que serían una hora antes de que se ponga el sol y una hora después de que se haya ocultado, así como las “horas doradas”, en relación con las primeras horas del día, son sin duda los mejores momentos para realizar fotografías en el exterior.

Es importante no olvidarse de utilizar un trípode, ya que es probable que tengas que realizar una exposición más prolongada.

Te recomiendo también que intentes mantener el ISO al mínimo para no introducir ruido en la imagen.
.

fotografía
.

Propiedades de la luz


:: Color de la luz

Para corregir el dominio de un color en tu fotografía, puedes usar filtros correctores de color, en el caso de que utilices una película fotosensible. Y si tu cámara es digital, descubre todo lo que puedes llegar a conseguir con el balance de blancos.

Existen unas cualidades de la luz  que van relacionadas con la temperatura del color, podemos distinguir:

Luz cálida: qué sería la del atardecer, cuando predominan los colores anaranjados.

Luz fría: la cual aparecería en días nublados y los tonos predominantes serían los azulados.

:: Intensidad

Es lo que se conoce como luminosidad (cantidad de luz) y esta se mide en Lux o Candelas por centímetro cuadrado.

El hecho de medir la intensidad de la luz es algo fundamental antes de realizar la foto, para asignar los valores adecuados.

Podemos diferenciar:

Luz dura: cuando la luz es muy intensa y la sombra que crea marca con fuerza el contraste de tonos claros y oscuros.

Luz suave: si la luz es más difusa las sombras serán también difusas, consiguiendo un menor contraste y siendo más fácil de trabajar.
Para fotografiar retratos la más adecuada es la luz suave, ya que es perfecta en la transición de las zonas claras y las oscuras.

:: Dirección

Dominar la dirección de la luz es fundamental para nosotros, los fotógrafos. La dirección puede provocar emociones que el cerebro asocia, de forma inconsciente, con un día soleado o sombrío.

En este mismo sentido, la luz que nos llega desde arriba nos parece natural, mientras que si lo hace desde abajo, nos puede parecer algo forzado.

Las principales direcciones con las que podemos jugar con la luz son las siguientes:

Frontal: Al estar frente al sujeto u objeto, los relieves y texturas no se aprecian tanto ya que el detalle se minimiza.

Cenital: La fuente de luz está encima del sujeto u objeto, y cómo si estuviéramos haciendo fotos en exterior al mediodía, se crearán de forma natural, contrastes nada agradables.

Trasera: Al provenir de la parte posterior nos ayuda a destacar la silueta del objeto o sujeto de la fotografía.

Lateral: Realza las texturas y aporta más volumen gracias al contraste de luces y sombras.

Contracenital: la fuente de luz está colocada por debajo del objeto o sujeto, generando un imagen poco natural.

Puntual: solo se ilumina aquello que se pretende destacar.

.

luz en la fotografía.
.

Fuentes de luz

Cuanto mayor sea la superficie de la fuente de luz, más suave será y por el contrario, cuanto menor sea, más duras e intensas serán la luces y sus sombras. 

Por ejemplo, si quieres obtener una luz suave con un flash, algo complicado ya esta es una fuente de luz pequeña e intensa, deberás intentar difuminarla con algún difusor.
En cambio los grandes focos de luz con pantalla, por ejemplo, nos proporcionan una suavidad en la luz perfecta para fotografías en interior.
.

Medición

La medición de la luz será lo que al final te defina como fotógrafo, ya que la correcta medida será la que aporte mayor calidad a la fotografía. 

Hay que tener en cuenta el rango dinámico antes de saber modelar la luz, y se trata de aquello que mide la cantidad de tonos claros y oscuros que tu cámara es capaz de capturar.

Conocer la forma de realizar una correcta exposición se basa en:

– Saber manejar la sensibilidad ISO (indica la cantidad de luz necesaria para hacer una foto)

La apertura de diafragma (permite controlar la cantidad de luz que llega al plano focal, la velocidad de obturación y la profundidad de campo)

La velocidad de obturación (el tiempo que el obturador está abierto, dejando que entre la luz)

Las posibilidades de combinar estos tres factores clave, sensibilidad ISO, apertura y velocidad, son múltiples y flexibles y se deben adaptar a cada situación. Para lograrlo con profesionalidad es importante conocer y saber aplicar la Ley de la Reciprocidad en fotografía, y aunque por su complejidad se necesita un estudio previo, te doy un pequeño consejo:

Sabrás que la exposición es la correcta cuando captes la capacidad de luz y de tonos (rango dinámico) que te permita tu cámara. Y te resultará más fácil si utilizas el exposímetro y el histograma de tu cámara, o un fotómetro de mano.

Si mides bien antes de hacer la exposición podrás evitar quemar la fotografía y seguro que los resultados te sorprenderán.

A pesar de la complejidad del tema tratado, espero que hayas podido entender los conceptos básicos que te ayuden a realizar mejores fotografías aprovechando la luz, nuestra compañera y aliada.